afecta la mascarilla a la piel

Cómo afecta la mascarilla a la piel de tu rostro

Desde hace ya casi un año las mascarillas se han convertido en un elemento rutinario en nuestros rostros. Antes era extraño ver una fuera de las consultas médicas o de algún turista asiático, hoy es algo obligatorio. Nos ayuda a reducir el riesgo de contagio del virus, pero ¿afecta la mascarilla a la piel? La respuesta es que sí.

Desde que el uso de la mascarilla se ha normalizado han aumentado los casos de rosácea en la piel y eccemas, así como empeoramiento de casos de acné justo en la zona en la que la mascarilla contacta con la piel. Tras el final del verano, cuando hemos dejado de estar en espacios tan abiertos y hemos usado más la mascarilla, estos han aumentado. La mayoría son casos leves, pero los casos que nos llegan a los dermatólogos son los casos más graves, si bien es verdad que estos se dan especialmente en el personal sanitario, aquellos que están en contacto directo con enfermos.

¿Por qué afecta la mascarilla a la piel?

Lo primero que hay que tener en cuenta es que las lesiones que aparecen debido al uso de la mascarilla no dejarán grandes secuelas. Si mañana terminase la pandemia de golpe y dejásemos de llevarla, la mayoría de casos mejorarían. Podría quedar una mínima lesión tratable con productos de cosmética, al alcance de todos en las farmacias. La mayoría de lesiones aparece debido a la humedad que se forma en el interior, unido a la fricción o roce que acaba por causar los daños. Esto suele ocurrir en pieles más sensibles, por lo que las mujeres, que tienen más tendencia a este tipo de piel, sufren más este tipo de lesiones. También puede darse en personas con piel más grasa, con antecedentes de haber tenido algún eccema alrededor de la nariz, y que al ponerse la mascarilla tenga brotes más importantes.

El tipo de mascarilla influye directamente en el impacto que tiene en nuestra piel. Por ejemplo, las FFP2 -las que más protegen- son más oclusivas, causando una mayor humedad en su interior. Las quirúrgicas ventilan mejor, por lo que es más extraño que causen daño a la piel. Las mascarillas higiénicas de algodón -que deben estar homologadas- son las que recomendamos para quienes tienen afectación de la piel. Son reutilizables y se pueden lavar hasta 40 veces. Eso sí, en este caso hay que tener en cuenta que cuando se acumula humedad habría que cambiarla o podría causar lesiones.

¿Cómo reducir el efecto?

Si usamos mascarillas higiénicas, lo ideal es sustituirlas cada cuatro horas para evitar la acumulación de humedad. La mayoría de casos más leves se pueden tratar con la utilización de jabones específicos más suaves, tipo syndet (synthethic detergent), y respetuosos con las capas protectoras de la piel, con lavados diarios una o dos veces y haciendo recambios de mascarilla cada cuatro horas. Los más graves sí que pueden requerir otro tipo de tratamiento, como el empleo de fármacos tópicos o incluso con medicamentos vía oral.

Y, en caso de tener cualquier tipo de duda, recuerda que en The Facial Concept estamos aquí para atenderte sin ningún tipo de compromiso.

También te puede interesar: tratamientos para el acné: todo lo que debes saber
¿Te ha gustado lo que contamos?
Comparte con tus amigos
Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar