acné juvenil

El acné juvenil

 

La adolescencia es una época de la vida de cambios: de la niñez a la adultez.  Ocurre algo similar en la piel. Existen múltiples factores, aunque el influjo hormonal tiene como consecuencia en algunos pacientes el desarrollo de acné. Podemos encontrar diferentes tipos:

  1. Comedones (puntos negros y espinillas). Son lesiones no inflamadas.  Únicamente dan problemas si se manipulan (escoriaciones). Suelen responder bien a cosmética queratolítica o a tratamientos en consulta poco invasivos.
  2. Pápulas/pústulas: granos rojos e inflamados, aunque superficiales. Pueden dejar cicatriz. Normalmente requieren ya de medicación vía oral o tópica, retinoides, medicación anovulatoria o a terapia fotodinámica/láser.
  3. Nódulos/quistes: granos inflamados y/o quistes profundos. Suelen dejar cicatrices tras su curación y suelen requerir combinaciones de la medicación descrita para el tipo anterior.

Normalmente en un mismo paciente suelen mezclarse los diferentes tipos, dando lugar a lo que se conoce como acné polimorfo o vulgar.

Otro tipo de clasificación es según la edad del paciente. Encontramos del lactante, del embarazo, juvenil y del adulto. Además en función del número de lesiones podemos clasificarlo como leve/moderado o severo.

Acné juvenil: modalidades de tratamiento en el

En función de la severidad (número de lesiones) y del tipo de lesiones el manejo del acné difiere. Para aquellos pacientes con lesiones superficiales, poco inflamatorias, sin tendencia a cicatriz, es posible controlarlo únicamente con cosmética médica o tratamiento farmacológico «suave» (antibióticos, pautas ligeras de retinoides, etc).

Si pasamos a lesiones más inflamatorias o profundas es fundamental anteponernos a la formación de cicatrices, mediante medicación más «agresiva». En caso de cicatrices formadas, uno de los mejores aliados es el láser y las terapias de bioestimulación cutánea que pueden incluir alguna pequeña intervención quirúrgica superficial.

¿Cuándo he de consultar?

No existe una edad mínima durante la adolescencia para poder consultar. Ante la presencia de formas de acné juvenil es importante contactar con tu dermatólogo/a de confianza lo antes posible,  para que pueda manejar el caso de la forma más efectiva posible y sin secuelas. Debemos evitar caer en el «autodiagnóstico» y «autotratamiento», basado en tutoriales de YouTube o remedios caseros, dejando la evaluación de tu caso en manos de profesionales. Esta edad es especialmente delicada, puesto que los adolescentes son especialmente vulnerables con los temas relacionados con su aspecto físico. Se ha demostrado que el tratamiento precoz de las diferentes formas de acné mejora significativamente la autoestima de los pacientes, lo que tiene repercusión sobre otros aspectos de su vida como la académica y las relaciones sociales.

En ningún caso el tratamiento, si se indica y controla por un profesional, va a tener repercusión sobre la salud de los pacientes. La isotretinoína, por ejemplo, es un fármaco muy seguro, siempre que se use en las dosis adecuadas. Respecto al tratamiento, puedes saber más en nuestro anterior post «Tratamientos para el acné»

Para cualquier duda, sabes que puedes consultar con nuestra dermatóloga @Sara Gómez sin ningún compromiso. En The Facial Concept estaremos encantados de atenderte.

 

 

¿Te ha gustado lo que contamos?
Comparte con tus amigos
Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar