orejas de soplillo

Orejas de soplillo: causas y tratamiento

Uno de los efectos que ha traído el uso de las mascarillas es que la gente comienza a preocuparse por el efecto que tendrá en sus orejas, pensando que emplearlas de forma continuada hará que acaben apareciendo las temidas orejas de soplillo. Eso, obviamente, no va a ocurrir. Para ello sería necesario un uso intenso, alargado en el tiempo y en casos de cartílagos en formación. A un adulto, lo más que le puede ocurrir es que al llevar la mascarilla puesta experimente una sensación de disminución de la audición, al quedar levemente comprimido el conducto auditivo externo, un problema que desaparecerá en el momento en que se la quite. Con todo, las orejas en asa es una de las consultas estéticas más habituales en la infancia. Este problema parece afectar entre un 4-6% de la población. Por suerte hay solución para corregir este pequeño problema.

Habitualmente, las orejas en asa suelen estár causadas por un exceso de crecimiento del cartílago llamado concha y en otras en una falta del pliegue del cartílago antehelix.

¿Cuándo es mejor aplicar soluciones para las orejas de soplillo?

La mejor solución para las orejas en asa es la cirugía. Hay más de un centenar de técnicas descritas, y la elección de cuál utilizar variará dependiendo de las particularidades de cada caso. Hay que dejar claro que las orejas en asa no suponen ningún impedimento para la salud, pero sí pueden afectar a la autoestima de la persona. Los niños pueden ser especialmente crueles en muchas ocasiones, por lo que la mayoría de cirujanos abogamos por abordar este problema de forma temprana.

Al estar causado por cómo la que la oreja se conforma, es posible detectarlo ya en la infancia, lo que permite solucionarlo antes de que pueda ser objeto de burlas y de que desarrolle algún tipo de complejo. Otra ventaja de intervenir de forma temprana es que el cuerpo cicatrizará de una forma mejor.

¿Cómo es la recuperación de la cirugía de orejas de soplillo?

La parte más complicada es la recuperación, que puede resultar algo incómoda ya que la manipulación del cartílago suele ser molesta. Durante los primeros días se recomienda llevar la cabeza vendada, para minimizar el dolor y evitar apoyar la zona intervenida.

Una complicación relativamente frecuente de esta intervención es que si no está muy bien hecha, tiene un porcentaje relativamente alto de recidiva, es decir, que las orejas tienden a volver a su posición original, aunque normalmente no sucede en tanto grado. Esto puede ser fuente de insatisfacción y generar una reintervención pasado un tiempo. Esto también puede ocurrir con aquellos que se han operado de niños al llegar a la adolescencia. Aunque esta etapa tiene la ventaja de resultar menos dañina a nivel de autoestima.

Alternativas a la cirugía y otros aspectos a tener en cuenta

Existen alternativas a la cirugía, como los pequeños implantes subcutáneos preformados. Se trata de una pieza de níquel y titanio, dos materiales altamente biocompatibles, y recubierto en oro de 24 quilates, lo que reduce su visibilidad bajo la piel y las posibilidades de reacciones alérgicas. Su objetivo es corregir la posición del antehelix, reduciendo la separación del cuerpo y la oreja. Su gran ventaja es que se puede colocar con una cirugía muy simple, que solo requiere anestesia local.

Por otro lado, hay muchos pacientes que pretenden sobrecompensar su situación, demandando unas orejas completamente pegadas al cráneo. Esta situación no es estéticamente ideal y provoca una imagen poco natural, con cierta separación entre la oreja y la cabeza.

Existen otros problemas estéticos en las orejas que también son fácilmente solucionables, como la macrotias -unas orejas excesivamente grandes- o los lóbulos de las orejas rasgados -normalmente a causa de los pendientes- que también se pueden solucionar de forma relativamente sencilla.

En caso de que tengas cualquier duda, recuerda que en The Facial Concept te atenderemos sin ningún compromiso.

Te puede interesar: cómo es una consulta online de estética facial

¿Te ha gustado lo que contamos?
Comparte con tus amigos
Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar